6° Feria Nacional del Libro Villa Mercedes
  • Inicio
  • Prensa
  • La obra magistral de Quino es la muestra central de la feria
Muestra Central Novedades Prensa

La obra magistral de Quino es la muestra central de la feria

La Feria Nacional del Libro Villa Mercedes se enorgullece en presentar, para esta 6ta Edición, la muestra “El Mundo según Mafalda”; una muestra interactiva y diferente que desmenuza y saborea la obra magistral de Joaquín Salvador Lavado, mundialmente conocido como “Quino”.
“El Mundo según Mafalda” rescata la exitosa obra que, a pesar del tiempo, se mantiene vigente.

La muestra está compuesta por diferentes módulos temáticos: la presentación de los personajes que compusieron la tira, los ’60, los juegos, Mafalda TVO, los mundos, el taller de recursos y el de los inventos, los gustos y disgustos, la galería de tiras, cada cual atiende su juego, los derechos de los niños y el autor.
Cada espacio contiene información detalla que hace a una gran muestra de amplio contenido generando un recorrido que ocupará casi la totalidad de la Casa de la Cultura.

Esta propuesta plantea sumergirse en un período de la historia Argentina (y por qué no Mundial), y de la historieta, invitando a rescatar el poder la pregunta y la capacidad de indagar.
Respetando la composición y la estética de la historieta al detalle, la Sala Central de Exposiciones de la Feria Nacional del Libro se viste de blanco para presentar el universo de un personaje ícono de nuestra cultura que ha marcado y acompañado a generaciones enteras.

¿Quién es Quino?

Cuando nació lo llamaron Joaquín Salvador. Tenía un tío Joaquín, lo cual fue un problema: como era más grande que él, ya todos le venían diciendo Joaquín desde hacía tiempo. Por eso lo empezaron a llamar “Joaquincito, Joaquino, gu gu”. Así le quedó Quino. Esto pasó en Mendoza, el 17 de julio de 1932.
El tío era pintor y dibujante, así que junto a él, Quino empezó a manejar el lápiz.
Los acontecimientos de la Guerra Civil de su país y la Segunda Guerra Mundial fueron tema de preocupación y conversación en el hogar cuando Quino era un niño. La pérdida de sus padres siendo adolescente, marcó su vida.

Comenzó y abandonó la Escuela de Bellas Artes tomando la decisión de convertirse en dibujante humorístico. En 1954, tras cumplir con el Servicio Militar (entonces obligatorio), viajó a Buenos Aires en busca de trabajo y consiguió publicar su primera página en el semanario Esto Es. Inmediatamente comenzó en una decena de medios más, lo que afianzó su trazo y su mirada personal del entorno.

Se casó con Alicia Colombo, dos años después realizó su primera exposición en Buenos Aires (1962). En 1963 editaron su primer libro, El mundo de Quino, y en 1964 comenzó a publicar Mafalda, única tira que realizó.
De allí en más, sus dibujos de trazo fino, que siempre realiza en blanco y negro –“Creo que por eso veo el mundo a rayas”–, integran cientos de periódicos y revistas. Siguen libros, exposiciones, películas, salones internacionales, premios. El humorista sutil, inteligente y profundo traspasó profesionalmente, sin planearlo, la frontera argentina, convirtiéndose en uno de los más reconocidos y queridos del mundo.

El éxito y la fama internacional no impedirían que Quino, el 25 de junio de 1973, tomara una decisión para algunos desconcertante: no dibujar más tiras de Mafalda, pues ya no sentía la necesidad de utilizar la estructura expresiva de las tiras en secuencia. Sin embargo, el interés por esta tira de prensa se ha mantenido inalterado. De hecho, sus libros continúan reimprimiéndose y sigue siendo elegida para acompañar diversas campañas sociales. En adelante, Quino continuaría publicando semanalmente sus tan conocidas páginas de humor que han ido agrupándose en la colección de sus libros.

A lo largo de su carrera ha recibido múltiples reconocimientos, entre ellos la Orden Oficial de la Legión de Honor, la honra más importante que el gobierno francés le concede a un extranjero. En 2014, cuando Quino cumplió 60 años realizando humor gráfico y Mafalda 50, recibió el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades. Para ese mismo año inauguró la 40ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

Compartir